Un Portal al Cielo


...en cada decisión que tomas estás eligiendo entre un resentimiento y un milagro... UCDM



15 mar. 2011

IT'S NOT MY CUP OF TEA

.
.

It's not my cup of tea!

Esta frase tan simple me ha hecho entender todo un mundo.

Estaba yo trasteando con un par de amigas en una de mis experiencias de la vida, donde reflexionaba acerca de la manera de plantearse algunas decisiones otra persona.

Hablaba y comentaba de como lo haría yo. Decía yo, que de tal o cual manera no era la mejor forma de hacerlo. Que sería mejor otro estilo para tener mejores resultados y caminaba, sin darme cuenta, por el filo de querer salvar a otros de sus experiencias pensando que así le ahorraba parte de su camino. Haciendo “by pass” emocional, vaya.

Una de las amigas me dijo: This is not your cup of tea! Añadiendo: No es ni tu té.

Un fogonazo de luz se abrió en mi mente y entendí lo que quería decir. Fue uno de aquellos entendimientos que por muchos cursos que hagas, si no encajan con tus redes neuronales, no te sirven de nada. Entendí que por mucho que quiera evitarlo, en el fondo, tengo un amor mal entendido (aportación de la otra amiga) que quiere ir de salvadora de otros. La intención parece muy buena, pero las consecuencias son desastrosas y nefastas.

Hay experiencias y caminos, decisiones y herramientas que me han ido muy bien en la vida para poder encontrar más paz en mi mente, más equilibrio en mis relaciones, más armonía en mis emociones y mayor bienestar físico amén de abrirme un camino espiritual hacia el Cielo. Me han servido a mí, pero a cada uno le sirven cosas diferentes y en momentos diferentes.

Todos y cada uno tenemos unas experiencias que vivir. Todos y cada uno aprendemos de esas experiencias y los propios aprendizajes no le sirven a nadie más que a uno mismo.

Con el tiempo quizá encuentre a alguien que me pregunte como lo hago para ir evolucionando en mi día a día, entonces será el momento de decir que lo aprendí eligiendo el té que me tomo y en qué taza.

No me preocupo por el té que bebe otro. Me ocupo del mío propio.

Me bebo mis tazas de té sorbito a sorbito y hasta puedo elegir la clase té que quiero, si lo quiero con azúcar, con una nube de leche, con miel o solo, afrutado o especiado.

NAMASTE.