Un Portal al Cielo


...en cada decisión que tomas estás eligiendo entre un resentimiento y un milagro... UCDM



21 dic. 2010

VUELVO EN UNOS DIAS - FELIZ AÑO NUEVO

FELIZ SOLSTICIO

.
SOLSTICIO DE INVIERNO


Hoy a las 23:39 entramos en el solsticio de invierno en la mitad del planeta  y hace miles de años que la humanidad ha tenido controlado este momento, es la noche más larga del año es el día que hemos tenido menos horas de sol en el hemisferio norte. En todas las culturas de esta parte se ha celebrado y se celebra que a partir de hoy el sol entra de nuevo pasito a pasito a devolvernos su luz.


Hoy la Tierra celebra su fin de año natural y es cuando acostumbramos a hacer recuento de cómo ha ido, que hemos hecho con nuestros propósitos del año anterior, que se nos ha quedado en la chistera y qué nos proponemos para el año siguiente. Es como hacer balance. 

Con los años me propongo menos cosas y cumplo más, debe ser porque me propongo menos o las que me propongo son más realistas. Después viene la vida, arrasa un poco, y propósitos que no tenías ni idea, que no tenías en mente, que ni te habías planteado, pasan a ser prioritarios y básicos para tu crecimiento personal y tu paz interior. Esa es una de las cosas bonitas de vivir, a veces te crees que vas por un camino y una mañana te despiertas y resulta que parece otro y todo es más lúcido, más claro, más luminoso y diferente.


Los primeros años de mis Navidades no me enteraba mucho. Mis padres y mis hermanas cantaban canciones. Teníamos que subir a mi abuela sentada en una silla los cuatro pisos sin ascensor hasta mi casa y creo que esto era lo más emocionante (por raro) que vivía. Desde muy pequeña recitaba una poesía muy cortita encima de la silla: Jo soc petiteta així (y ponía la manita a la altura de mis rodillas), No conec a ningú en el món (mientras iba señalando que no con el dedo índice de la mano), Només al papa, la mama, les neules i els torrons (y los señalaba uno a uno). Traducción: Soy así de pequeñita – No conozco a nadie en el mundo – Solo a papa, a mama, los barquillos y el turrón. Despues del recital era costumbre pasar a recoger el aguinaldo. El belén, las canciones, la comida familiar, el nacimiento de Jesús, ese pobre al que mataron en una cruz y que dos mil años más tarde aun estaba vivo. ¿Quién podía entender eso?


No nos hacíamos regalos eso quedaba para los Reyes Magos. Con unos pocos años más, me incorporé al conjunto vocal y cantaba con ellos. Hasta hacía algún solo cantando estribillos de pastorcillo. En ésta época empecé a ir con la familia a la Misa del Gallo. Que frio llegamos a pasar esas noches, porque entonces no había calefacción en las iglesias. Luego venía el “resopón” y vuelta a casa, a las tantas, mil dentro del coche para volver, porque como éramos montañeros siempre se hacía en algún lugar bien alejado de casa sino no tenía gracia. Al día siguientes canciones a dúo con mi padre delante del belén tocando yo la zambomba, era tan divertido, pero tan incomprensible. ¿Quién celebra que ha nacido un ser, que era hijo de un Dios que nos vendían como vengativo, cruel y daba miedo?


Con la llegada de los sobrinos empezaron a cambiar las cosas y pasamos los regalos de Reyes a los de Navidad haciendo “cagar al tió”. Es una costumbre muy catalana que fuimos recuperando, no por el hecho de que sea catalana sino porque mi hermana decidió tener a sus hijos entretenidos en las vacaciones escolares con los juguetes a partir de Navidad y no solo dos días antes de la vuelta al cole si hacíamos los regalos por Reyes. En esta época casi que cada año éramos uno más y la casa se llenaba de jolgorio, gritos, alegría, buen humor, regalos y más regalos, niños y comida, mucha comida. Celebrábamos el espíritu navideño. ¿? Las calles se llenaban de luces de recordatorio y por la tarde lo típico era ir a ver las luces del centro de la ciudad dando un paseo.


Todo evoluciona y con el tiempo la Navidad en casa también fue cambiando. Primero faltaron los abuelos, luego mi hermana empezó a hacer la comida de Navidad en su casa, dejamos de cantar a coro, los regalos pasaron a ser más prácticos porque nos hacíamos todos mayores, los sobrinos empezaron a tener a sus hijos y finalmente pasamos el día de Navidad al día 1 de Enero que era el otro día de celebración familiar. Ahora casi que cada uno va a su bola, bueno sin el casi.


Descreída de la función de las religiones durante muchos años, para mí la Navidad era el trámite que teníamos que pasar de comer todos juntos, hacer jolgorio,
beber y decirme ufffffff… que estrés ver a la familia, que mal tener que aguantar esto o aquello de este o aquel, llegar a casa y tomarte los Alka-Seltzer de rigor para el resacón del beber y comer de más para olvidar ese día.


Este año para mí la Navidad tiene un nuevo sentido. Después de muchos años de sentirme fastidiada por tener que celebrar las cosas en días señalados ya que mi anarquismo pasaba por querer celebrar la Navidad en San Juan ¿Por qué no? Me decía. 

Estoy renovando mis votos quizá porque voy entendiendo que no solo se trata de encontrarte con tus allegados, comer, beber, comprar regalos y volver a casa medio grogui, sino que esta vez la vivo por dentro. De hecho la Navidad se inventó el 25 de Diciembre para "tapar" las celebraciones paganas del Solsticio de invierno. Hasta ni me creo que Jesús naciera el 25 de Diciembre. ;) Así que celebro el Solsticio de invierno. Si, ya lo se, pero me gusto así de rara.

Tengo la sensación de que este año el Solsticio de invierno de la Tierra coincide con el Solsticio de invierno de mi vida.


He pasado una primavera maravillosa que se convirtió en un verano cálido y divertido llegando a un otoño un tanto tormentoso pero sereno, y ahora mi propio solsticio de invierno de la vida me invita a sentir el camino de nuevo hacia la luz. Abre un sendero nuevo ante mí y me dice que la noche ya ha pasado y me invita a despertar al nuevo sentido de la vida en el Amor, me dice que todo ha tenido un sentido y un propósito, que todo lo hecho es para llegar donde debo llegar, que la noche oscura la dejé atrás y que lo único que importa es abrir el corazón y sentir ese nuevo aire que todo lo barre para poder entrar en la nueva era limpia, serena, libre, consciente y despierta.


Esto se nos recuerda en cada solsticio de invierno. Aunque la noche nos parezca oscura la luz siempre está ahí para devolvernos a la vida. Es un recordatorio muy amoroso. Celebremos el solsticio como renacimiento y recordatorio de lo que somos realmente en nuestro interior: pura Luz de Amor.


¡Feliz Solsticio en tu corazón! ¡Feliz Solsticio de tu Amor!


Namasté


.

20 dic. 2010

CRÓNICA DE UNA ASCENSIÓN



A veces te encuentras cositas en la red que te dejan tocado. A mi me tocó este homenaje a todos los ancestros que han existido para poder llegar hasta aquí y plantearnos todo lo que nos planteamos para volver a casa. 

CRÓNICA DE UNA ASCENSIÓN
(Escrito y creado por Víctor Brossa para toda la humanidad)


La web de Victor Brosa en la red 


Introducción


Esto que aquí contaré es parte de nuestra historia, algo que jamás debemos olvidar. Es también un homenaje a todos aquellos héroes de entonces, esa humanidad que fue capaz de recuperar de nuevo la consciencia, reencontrándose con el poder de su propio corazón.


Hombres, mujeres y niños, cuyo despertar nos arrancó de la tercera dimensión abriéndonos las puertas a los mundos superiores donde ahora nos desarrollamos y evolucionamos libres, conscientes y en armonía con todo el universo.


Esta crónica nos recuerda nuestro triunfo sobre la limitación y la oscuridad de los mundos más densos. Un triunfo que es de toda la creación y que abanderó esa humanidad de almas que decidieron encarnar en ese preciso instante en nuestro planeta para ayudarlo en su ascensión.


A todos ellos, nuestros gloriosos antepasados humanos y a todas las energías y entidades que participaron o ayudaron a lograr la ascensión, nuestras bendiciones y eterno agradecimiento.


EL VIEJO MUNDO


Aunque os parezca increíble a los más jóvenes, hubo un tiempo no tan lejano en el que la humanidad estuvo aislada de toda conexión y sumida en una absoluta obscuridad, donde fuimos manipulados por el poder oscuro y esclavizados desde nuestro consentimiento inconsciente.


Tanto nuestros pensamientos como nuestros actos, colaboraron en la creación de un mundo alejado de las verdades universales donde no se respetaba al prójimo, a las demás especies ni a nuestra madre tierra. Un mundo donde se incentivaba la competencia, la injusticia, la ignorancia, el egoísmo, el odio o la guerra, y donde la negación de nuestro propio ser nos llevó a mirar a otro lado creyendo que nada podíamos hacer por cambiar el mundo exterior, sin saber que dentro de nosotros residía el verdadero poder creador y transformador.


Nos enseñaron a adorar a la materia por encima del espíritu, mientras permitíamos desde nuestra pasividad y falta de responsabilidad, que unos cuantos decidieran por nosotros absolutamente todo lo que debíamos hacer y creer. Unas élites que manejaban los intereses mundiales desde todas partes, infiltrando su poder allá donde fuera necesario, usando verdades esenciales, tecnológicas y espirituales, como perfecto envoltorio desde el que vendernos cada nueva y retorcida manipulación, que nos iba alejando de la voz de nuestro corazón.


Ocultaron nuestros orígenes, manipularon nuestra historia y nos privaron del auténtico conocimiento mientras nos convertían en autómatas repetidores y peones de su modelo social.


Nos hicieron creer que éramos seres limitados e imperfectos, separados del resto de la creación, y nos enseñaron a sentir la vida como una jungla donde lo primero era sobrevivir. Un campo de batalla en el que los demás eran el enemigo.


Diseñaron un sistema económico voraz, lleno de trampas al igual que sus leyes, desde el que sembraron la discordia y el caos para construir a su antojo su macabra visión del mundo. Crearon bandos, fuerzas, religiones, grupos de oposición y un primer y un tercer mundo, todo para mantenernos enfrentados y temerosos mientras ellos movían los hilos provocando cada crisis, terrorismo, plaga, desastre natural o nueva guerra. Tenían el poder para hacerlo. El tecnológico y sobre todo, el de nuestro consentimiento pasivo y silencioso. Porque no hacer nada era lo peor que la humanidad podía hacer. Resignarse y aceptar era una sumisión a la esclavitud que nos fue atrapando en una estrecha celda mental.


Construyeron para nosotros ídolos de barro que pudiéramos adorar e imitar, desear e identificar como algo que representara a los arquetipos de sus pobres valores, y crearon el ocio, para que en nuestro tiempo libre de esclavitud tuviéramos la mente distraída y preocupada en banalidades que centraran el enfoque de nuestras frustraciones.


Nos vendieron a sus señores a cambio de poder y tecnología, y pactaron con ellos nuestra degradación y destrucción mientras usaban esos conocimientos para mantenernos en la ignorancia y bajo control.
Conocían las profecías que anunciaban nuestro despertar y creían poder evitarlo. Por eso envenenaron nuestra comida, nuestra agua, nuestra mente, contaminaron nuestro aire y atacaron nuestro cuerpo energético y al del planeta. Querían destruir la noosfera, la consciencia que estaba emergiendo desde lo que une a toda la Tierra. Alimentaban nuestro miedo, ignorancia y confusión para que, como siempre, les cediéramos nuestra responsabilidad. Lo tenían todo planificado. Solo necesitaban nuestro consentimiento una vez más. Lo que no podían esperar era que, a pesar de sus despiadadas manipulaciones…algunos empezaran a despertar… y por cada uno que abría los ojos…lo hacían 100 personas más.


Mientras, la bolsa caía, los bancos se tambaleaban y se hablaba una vez más de crisis mundial. Una crisis diseñada y dirigida por las mismas familias que manejaban el mundo económico, planificando cada nuevo paso y dictándolo a sus títeres, que presidían muchos de los puestos de responsabilidad por todo el planeta en todos los campos.


En las reuniones secretas que mantenían estas élites, se decidía y planificaba fríamente el futuro de la humanidad, un futuro que pasaba por cumplir una agenda que preveía entre otras cosas, la reducción de la población mundial y la imposición de un Estado Planetario dictatorial donde los ciudadanos pasarían a ser esclavos, simples máquinas de producir. Un Nuevo Orden Mundial.


Detrás de todo esto, se escondía un sistema piramidal cuyas ramificaciones llegaban a todas partes. Un saber oscuro que desde Babilonia, trató de mantenernos ciegos y serviles a través de un encantamiento que impedía nuestra conexión con la verdad.


Pero esa agenda no iba a servir para nada. Era inútil lo que el poder oscuro intentara esta vez. La llegada de nuevas frecuencias desde el centro de la Galaxia proyectadas a través de nuestro sol, provocarían un giro absoluto de los acontecimientos. La humanidad empezaría a recordar desde adentro. La luz y el amor barrerían muy pronto las sombras aferradas a nuestro planeta Tierra.


La crisis económica era pues la punta del Iceberg, porque lo que estaba ocurriendo en el mundo era mucho más profundo e iba más allá del control de estas élites y de los que desde lo más oscuro las guiaban. Se trataba de evolución, de cambio de conciencia, de que la verdad afloraba sin piedad desde cualquier parte. Una verdad que ahogaba el espejismo y descorría el velo de lo que no queríamos ver.


Internet seguramente fue creada con intenciones dudosas, pero nos conectó a todos entre sí, dándonos las claves de lo que podría llegar a ser una humanidad de conciencia unida a nivel telepático.


Así, a pesar de los intentos de manipulación masiva y desinformación de los señores de la oscuridad, también los que tenían algo que contar pudieron hacerlo sin censura.


Gente cualificada y honesta que sabía de lo que hablaba exponía sus teorías y descubrimientos con la única intención de informar. Era su oportunidad. La verdad comenzó a circular. A salir a la luz.


Periodistas valientes, científicos de todos los ámbitos con un grado de conciencia, médicos que todavía recordaban lo que era el juramento hipocrático, astronautas que ya tenían poco que perder, religiosos que amaban a Dios por encima de cualquier religión, ex agentes arrepentidos, investigadores honestos… y gente de todo el mundo que fue despertando de la MATRIZ que nos mantenía atrapados, contaban lo que sabían mientras otros ataban cabos.


Muchos fueron apartados de los círculos oficiales o despedidos de sus trabajos por hacerlo. Otros incluso murieron en circunstancias extrañas. Lo hicieron por ti, por mí, por toda la humanidad y más allá de eso, por ellos mismos, por volver a sentirse parte del pulso silencioso que nos une al Absoluto.


Cada vez fueron más los que despertaron porque se trataba de un cambio vibracional a nivel galáctico que nadie podía parar. Los amos del viejo mundo que se retorcía ante el brillo del nuevo sol no pudieron hacer nada para evitarlo.


El intento de inyectar a la fuerza vacunas intoxicadas tras aterrorizar a la población con los virus que ellos mismos habían creado, de generar miedo e inseguridad a partir de terrorismos, cambios climáticos y desastres naturales prefabricados o incluso de una amenaza de cataclismo apocalíptico, guerra mundial o invasión extraterrestre para acabar implantando un microchip en nuestro cuerpo no tuvieron poder sobre la fuerza que se estaba moviendo en estos momentos. La humanidad entera dejó de tener miedo. Ese fue el principio del fin. Incluso algunos de los manipuladores y muchos de sus hijos descubrieron que tenían luz en el corazón y empezaron a despertar también.


El planeta entero se movía ahora hacia planos superiores de vibración donde la oscuridad no podía existir. El juego había terminado. Lejos quedaba ya todo lo que nos hicieron. No tenía sentido juzgar a nadie ni a nada. El mal se desvanecía porque era solo una sombra de nuestra propia negación, de nuestra falta de luz.


Nuestra atención empezó a centrarse en brillar y crear desde la libertad y el amor, el nuevo mundo que emergía desde nuestra conciencia infinita, desde nuestra mente creadora. La humanidad recuperó su poder. La conexión con el Absoluto quedó así restablecida.


EL NUEVO MUNDO


Éramos al fin soberanos, y usábamos nuestro poder interior con el corazón abierto, desde el que dejamos de creer en todo o en nada, para pasar a saber y a sentir. Estábamos unidos y actuábamos desde esa unión, pero éramos a la vez conscientes de que en nuestra diversidad residía la riqueza que nos retroalimentaba a todos. Ya no éramos esclavos inconscientes, marionetas a las que manipular. Ya no necesitábamos banderas o distintivos. Ya no se nos podía engañar.


El viejo mundo había caído con todas sus máscaras. Sus señores se deshacían ante lo insoportable que les resultaba moverse desde las dimensiones superiores hacia las que estábamos ascendiendo. La humanidad y la creación en toda su amplitud lo habían logrado. Era una gesta que se recordaría por toda la eternidad en todos los mundos y galaxias. Éramos la admiración de todo el universo consciente.


Había llegado la hora. Todos estaban despertando del encantamiento del sueño y sentían su latido unido al de la fuerza del Absoluto, desde donde se volvían más y más conscientes a medida que pasaban los días, hasta que el reloj dejó de guiar nuestros pasos y descubrimos que el Tiempo… es Arte.


Por todo el planeta la gente dejaba de colaborar con lo que no vibraba con el amor más puro y no fue necesaria lucha alguna. Todos querían obrar de acuerdo a su nuevo estado de conciencia y solo participaban en lo que era justo y noble, creando tal presión ante los gobiernos que quedó demostrado que el poder estaba en la gente. Eso hizo cada vez mayor el número de causas apoyadas desde la paz y la no colaboración con el poder obscuro. Causas limpias de manipulación que nacían de la creatividad y espontaneidad de todos los que estaban despiertos.


Aparecieron genios brillantes que regalaban teorías que lo unificaban todo y nos demostraban a partir de la ciencia, las verdades espirituales más esenciales.


Los que aún creían que podían seguir manipulando a la humanidad, lanzaron los ejércitos y crearon confusión entre los bandos con la intención de generar batalla. Incluso usaron toda su tecnología oculta y falsos profetas para confundirnos. Pero la humanidad estaba aprendiendo a escuchar el corazón. Por eso los soldados se negaron a pelear, y los que luchaban por una causa dejaron de hacerlo porque entendían al otro bando, con lo que los bandos acabaron desaparecieron y todos aprendieron a compartir


Se terminó la injusticia y Hombres y Mujeres de Conocimiento barrieron a políticos, reyes y emperadores. Las religiones se desplomaron y emergió una única religión, la del corazón, que incluía toda la verdad sin división o exclusión, sin normas ni control. No era necesario. Todos estaban conscientes y recordaban desde dentro. Ya no tenía sentido luchar porque el miedo había desaparecido. Había espacio para todos…y conciencia para desarrollarse de una nueva manera.


Los científicos observaron sorprendidos como el ADN se reestructuraba y regeneraba de forma instantánea, mientras los cuerpos energéticos se hacían visibles a nuestra nueva percepción desde donde todo era más amplio y bello.


De repente, todos podían recordar la historia del universo desde su nuevo estado de conexión, podían volver a ver la luz de la energía de las cosas. Podían entender desde todos los puntos y aprendieron a superar las limitaciones de la mente y el ego.


Se liberaron las tecnologías no contaminantes que habían sido ocultadas y se empezó a construir una nueva sociedad en comunión con la naturaleza y los demás seres del planeta. Una sociedad de hombres y mujeres de conciencia, una sociedad libre y responsable, limpia y sincera de acuerdo a nuestro nuevo estado de conexión con todo y con todos, donde se fusionó tecnología con ecología desarrollando un mundo confortable y avanzado en perfecta armonía con nuestra madre Tierra y nuestros hermanos de las demás especies. Un paraíso acorde a nuestro respeto por todo y por todos.


Fuimos asesorados entonces por seres de dimensiones superiores procedentes del espacio exterior y del centro de nuestro planeta, que hasta entonces habían ayudado a nuestro despertar de forma oculta para respetar nuestro libre albedrío y no crearnos confusión y temor. Ahora se hicieron visibles, cuando al fin demostramos estar preparados para valorar su presencia y poder interactuar con ellos.


Todos aprendimos a trabajar con nuestros cuerpos de luz. Desapareció la enfermedad y el hambre. Primero dejamos de esclavizar y alimentarnos de las otras especies, y un poco después aprendimos a nutrirnos de la energía del sol.


De forma natural y espontánea, la gente se agrupó en miles de pequeños núcleos o poblaciones integradas a la naturaleza a lo largo de todo el planeta mientras la tierra y las aguas se tragaban las viejas ciudades y todo aquello que no vibraba con la nueva conciencia. Las nuevas poblaciones se desarrollaron desde la armonía y la convivencia con el resto de poblaciones del planeta a través de una conexión planetaria a nivel telepática y energética desde la que todos se enriquecían del desarrollo individual de cada ser humano y de la propuesta de vida de cada pequeño grupo o población.


Entendimos al fin, como nuestros pensamientos y sentimientos afectan a la materia y empezamos a obrar desde esa responsabilidad.
Todos aprendían formas elevadas de meditación, canto, música, artes, y el desarrollo de cualquier forma de creación consciente era algo cada vez más valorado e integrado a la vida social.


Se superó la barrera del idioma porque podíamos saber sin necesidad de hablar. Emitíamos cantos y bellos sonidos que trabajaban la vibración a nivel interior y exterior.


Se crearon escuelas donde acudían con gusto tanto adultos como niños, porque todos aprendían de todos a un tiempo y los niños nacían cada vez con mayor sabiduría. Allí se disfrutaba del conocimiento y la sociabilidad. Era algo divertido y agradable a lo que podíamos dedicar nuestra atención ya que nadie tenía preocupaciones. Ya no era necesario trabajar.


El ejercicio, las actividades en los huertos y la naturaleza o las funciones de servicio social eran voluntarias y cada uno escogía desarrollarse de la forma en que se sintiera más a gusto con sus inquietudes y dones.


Se empezó a admirar y valorar cualquier forma sincera de expresión y desarrollo individual porque éste enriquecía al colectivo. Desaparecieron las competiciones, las comparaciones y la competencia. El valor estaba intrínseco en la acción más allá del resultado. Nadie se sentía frustrado o incomprendido, solo o con la necesidad de demostrar nada a nadie. No era necesario mentir ni usar caretas. Nadie era juzgado y todos eran amados por sus verdaderos potenciales.


Se equilibró lo masculino con lo femenino logrando un perfecto balance que se tradujo en una sociedad justa y sana.


Se reconectó con la Tierra y el sol, se restablecieron rituales que nos armonizaban de nuevo con los ciclos naturales, desde donde libres de la esclavitud del paso del tiempo, la gente dejó de envejecer.


Éramos maestros. El conocimiento nacía de nosotros mismos. Descubrimos la importancia de la geometría sagrada, desde la que activamos nuestros merkabas. Descubrimos también la unión con todo y el amor más elevado y aprendimos a sintonizar con otras dimensiones y mundos superiores de los que aprender y mejorar.


Nada pudo detener la ascensión de la humanidad que no ha dejado de evolucionar desde entonces de forma sobresaliente.


Y aquí estamos hoy, hermanos, conmemorando todo aquello que ya ocurrió, y que nos ha llevado a las puertas de lo que hubiera parecido imposible en aquel entonces. Porque seguimos ascendiendo y reencontrándonos con nosotros mismos cada vez más. Porque ahora cuidamos de galaxias enteras y ayudamos a otros que permanecen en estados similares a los que nosotros vivimos como especie. Somos sus guías. Su luz.


Este es nuestro pasado. Un pasado que un día fue presente, un presente desde el que decidimos escribir nuestro propio futuro al fin, despiertos y conscientes. Porque el poder siempre estuvo en nosotros, en nuestros sueños, en nuestros pensamientos y en lo más profundo del corazón.


Para terminar esta crónica, lanzo estas palabras al universo sabiendo que todo mensaje es recibido en el momento preciso, más allá del tiempo y del espacio:


Humanos del planeta Tierra, la humanidad del futuro os damos las gracias desde la emoción, la luz y el amor de nuestros corazones. Sois los Maestros, héroes y ángeles encarnados en los que nos reflejamos cada día, a los que admiramos y veneramos por su grandeza y su valor. Lo que hicisteis ha escrito la historia de nuestra maestría como raza, y nos ha dado un mundo de conciencia y de paz donde la felicidad es nuestro tesoro más preciado.
Desde aquí, donde no existe más que la unión de todo lo que es…nuestras bendiciones a todos.


Berlín, febrero del 2010


Namasté




Primera parte



Segunda parte


18 dic. 2010

Física Cuántica y emociones


FISICA CUANTICA Y EMOCIONES

Es curioso como la física y la espiritualidad cada vez están más cerca y se van entrelazando.


Cuando hablo de espiritualidad no hablo de religión, para mí las religiones han intentado encorsetar la espiritualidad. La espiritualidad la llevamos cada uno dentro y sólo puede aflorar para fluir desde la libertad no desde el miedo, la culpa y el pecado.


Actualmente hay una especie de “Boom” de la espiritualidad que se ve reflejado en muchos de los blogs, muros de FB, escritos, talleres y cursos que conozco así como libros y vídeos. Todo empezó cuando iniciamos el camino en esta realidad y todos buscamos lo mismo, volver a casa. Hay tantos caminos para volver a casa como mentes hay en este universo que hemos fabricado para experimentar.


Todos queremos llegar allí mismo, tenemos una meta común y cómo lleguemos a ella y cuando solo depende de nosotros mismos y los planes que hayamos hecho para hacer el camino y de los recursos que llegan a nuestra vida a los que optemos.


Hay diversos recursos que han llegado a mi camino que creo que acortan la ruta, son atajos que van haciendo el camino más llevadero. La Física Cuántica es uno de ellos


Nos venden la Física Cuántica como algo difícil de entender y que es complicado, pero os digo que si escucháis con el corazón hallareis todas las respuestas que la lógica puede entender y nuestra alma agradecer. Hay algo en ella que nos dice por dentro que allí hay un atajo para comprender y sentir una parte importante de nuestra verdad.


Nada irreal existe y solo depende de con qué decidamos “percibir” esa irrealidad lo que hará que nuestro camino sea más directo, más claro, más lúcido, más amoroso.


¡Qué tengáis un buen día!


Namasté


Os recomiendo que veáis los vídeos en un momento de relax y tranquilidad tienen una duración aprox de 10 minutos cada uno. Disfrutadlos.

Primera parte



La continuación




.

16 dic. 2010

ALMAS GEMELAS

 .
ALMAS GEMELAS

Cuando nos fuimos a dar una vuelta creyéndonos los amos separados de la Fuente fabricamos toda una suerte de universos físicos intentando demostrar cuan grandes éramos. Esa separación fue un visto y no visto, yo la imagino como la burbuja que sale y vuelve de la puerta estelar de la película Stargate.

En la Fuente no existe el tiempo ni el espacio, lo fabricamos nosotros para poder ver lo que pasó y representa que estamos viendo una película con todo lo que hicimos para volver a casa. En este lio hicimos pactos para poder desandar el camino y deshacer lo hecho. Nos creímos que habíamos pecado por querer experimentar cuando de hecho esto no es posible dentro de la Fuente. No pasó nada, fue una especie de micronanosegundo, nada, dentro de la eternidad, pero ahora lo recordamos-soñamos dentro de la Mente de la Fuente, dormidos.

En nuestro montaje hicimos pactos para ayudarnos a volver a casa y aquí, en nuestro concepto de separación y dualidad, fabricamos el alma gemela. Esta alma gemela es la que nos ha permitido a lo largo de nuestras encarnaciones experimentar todos los lados del prisma de nuestra existencia. Ha sido nuestro marido, mujer, hijo, hija, padre, madre, víctima, victimario, maestro, profesor, alumno, la hemos asesinado y nos ha asesinado, en definitiva, como cada uno de nosotros, ha hecho todos los papeles posibles en esta experiencia, los hemos compartido y alternado. A veces no ha encarnado y ha sido nuestro soporte desde otro plano, como nosotros hemos sido el suyo.

Sólo tenemos un alma gemela y 32 almas afines. Como la corona de un brillante. Eso fue lo que me explicaron en un taller de almas gemelas. Las almas afines son como una especie de soportes que nos fabricamos para salir de este embrollo de la tercera dimensión dual. Pero en definitiva esto es poner límites porque nos creemos limitados. En realidad como Seres no tenemos límites y no hace falta encorsetarnos en creencias limitantes duales.

Y aquí voy, a la dualidad. La dualidad es de esta tercera dimensión. 

Bueno-malo, bonito-feo, arriba-abajo, día-noche, derecha-izquierda, hombre-mujer, cielo-infierno (alguien inventó el purgatorio como vía intermedia (es una ironía mía) pero que era peor que el infierno porque de allí tampoco salías muy bien parado), norte-sur, pobre-rico, luz-oscuridad, vida-muerte, angel-demonio. Nos pasamos la vida tratando de alcanzar un punto y huyendo del otro.

Para trascender la tercera dimensión tenemos que olvidarnos de la dualidad, del tiempo y el espacio, pasar a tener conciencia de que una alma gemela es otra dualidad. Nuestra alma gemela es todos los demás que están en nuestro mismo camino y deseo de volver a casa. Somos parte de un todo único que unifica nuestros corazones, nuestras mentes y nuestra voluntad, esa es el alma gemela. Tenemos una conciencia global y todos vamos a lo mismo, tan importante es lo que decimos que representa el alma gemela o las afines, para nuestra evolución espiritual, como el resto de los mortales que parece que nos fastidian y nos ponen trabas. Así lo inventamos en nuestra locura demente de separación

 Decidimos que aquí tendríamos esos soportes para evolucionar hacia la Luz pero hasta que no tenemos la certeza, el sentimiento y la experiencia y nos hemos dado de bruces cien mil veces (o más) no aprendemos que de nada sirven todos los inventos que podamos fabricar. Ya estamos en casa y solo recordamos como fue el experimento, esto solo es el recuerdo soñado.

Precisamente aprendemos de estos seres que creemos que nos fastidian, provocan y ponen trabas porque son el espejo donde ver nuestras limitaciones. Lo que está en el otro no es mío, nos decimos, y esencialmente es todo lo contrario. Todo lo que vemos en los demás y no nos gusta, todo lo que sentimos como rechazo porque nos repele, toda acción, idea, creencia que criticamos es algo que llevamos dentro y no nos gusta de nosotros y lo reprochamos en los demás porque nos lo reprochamos en nosotros mismos, porque de esa manera parece como si no fuera nuestro. Es otra faceta de la dualidad no aceptar que algo que nos resulta desagradable fuera lo tenemos en nuestro interior, porque si lo aceptamos nos creemos malos y no queremos eso, pero de hecho eso no hace más que fortalecer nuestra creencia limitante y de separación del otro. Es un pez que se muerde la cola. Cuanto más me separo del otro más veo sus defectos (que son los míos) y más separado me siento, con lo cual nunca llegaremos a verlo como una ser tan atormentado como el nuestro en su deseo de volver a la Fuente.


¿Alma gemela? Sí, mi alma gemela eres tú que me enseñas cada día a ver que lo que no me gusta de ti es algo que tengo que mirar en mi interior y perdonarte, agradecerte y amarte porque te he puesto en mi camino para que me diera cuenta, así me perdono, me agradezco y me quiero. ¡Cuando lo haya conseguido con todos… nos vemos en casa! :)

Namasté
.

14 dic. 2010

La Pequeña Abuela Chamán

 .
GUARDIANA DE LA SABIDURÍA DE LOS ANCESTROS

A Keisha Crowther le comunicaron a los 30 años que tenían su razón de ser todas las lecciones sobrenaturales que había tenido en su traumática infancia.


La más joven de las abuelas Guardiana de la Sabiduría Ancestral pone en conocimiento de todos los acontecimientos que tendrán lugar en 2012 y nos tranquiliza pues no es el fin del mundo como se ha ido comentando en muchos foros y debates.


Os dejo un par de videos donde podemos sentir su tranquila y relajada voz junto con su sentido del humor, mientras nos va contando su historia y nuestra historia.


Nos habla del 2012


Kiesha Crowther habla sobre el 2012 from antinom on Vimeo.

La Pequeña abuela Chamán


Kiesha Crowther, la pequeña abuela chamán from antinom on Vimeo.

Cuando nos habla de las espirales en Noruega...





Namasté
.

12 dic. 2010

MOTIVACIÓN

.
MOTIVACIÓN

Una de las primeras personas, a nivel de crecimiento personal, que llegó a mí y en forma de libro fue Louise Hay. “Usted puede sanar su vida”, “El poder está dentro de ti”, “Sana tu cuerpo”, “Amate a ti mismo” o “Afirmaciones”, son algunos de los primeros libros de autoayuda que leí.


La primera fue Lombsang Rampa y su “El tercer ojo” o “El cordón de Plata”, recuerdo las noches intentando salir de mi cuerpo para hacer un viaje astral o mirando fijamente a todo bicho viviente para ver el aura. Han pasado 35 años y aun no he conseguido ninguna de las dos cosas de manera consciente, supongo o que no está hecho para mí. De todas maneras no he llegado a saber si realmente Lombsang Rampa fue un estafador o estaba poseído por el espíritu del lama, su historia es controvertida. Su primer libro “El tercer ojo” acabó haciendo de cuña para equilibrar una estantería en un trastero junto con “Recuerdos del futuro y regreso a las estrellas” de Erich Von Däniken. ¡Qué tiempos! 

Con el curso de Control Mental de Antonio Blay que aprendí con Ramón Menal las “Afirmaciones” de Louise Hay cobraron un nuevo sentido y la práctica delante del espejo fueron una gran ayuda. Combinándolo con la meditación he logrado ir apaciguando mi carácter y reconduciendo mí energía para que sea menos destructiva para mí y más provechosa para los demás.

Las afirmaciones y la motivación son un elemento importante para los que hemos tenido una educación basada en el “NO PUEDES”. De hecho seguimos educando en el “no puedes”.

Los niños acostumbran a preguntar por cómo les hemos enseñado que lo hagan ¿puedo hacer esto? ¿Puedo salir a jugar? ¿Puedo? Y la respuesta más común es: ¡No Puedes!

Este ¡No Puedes! ha hecho mella y dejado una profunda huella en la mayoría. Las afirmaciones y la motivación son como reprogramar este “no” en un “SI” rotundo para sentirnos valiosos y potentes frente a los avatares de la vida.

Todo este preámbulo es para que quede claro por qué me ha motivado tanto este video. Mi vida ha sido una continua búsqueda de alguna cosa que tuviera sentido pues los “no” no me convencían y cambiar estos “no” por los “si” ha llevado su tiempo y su esfuerzo.

Os invito a ver lo que tendría que ser la educación para mí. Tener confianza en uno mismo es básico. ;) 

Disfrutadlo.





Namasté

.

10 dic. 2010

Han cortado el Holy Thorn en Glastonbury

.
El árbol milenario Holy Thorn en Avalon - Glastonbury – Somerset, ha sido cortado.


Imagino las nieblas de Avalon que protegen la Isla más densas, los caballeros que protegen la Thor más serios, las hadas de Chalice Well tristes, a Arturo y Ginebra afligidos en The Abbey, la iglesia de José de Arimatea más silenciosa, High Street en Glastonbury consternada, a la Goddess prudente y al Green Man desconsolado. Recorro los rincones de Avalon y los puedo ver y oír a todos susurrar palabras de ánimo para no desfallecer.

Avalon es el espacio sin tiempo, es el lugar donde todo puede suceder, es a donde llegas y tus sentidos cambian, tus percepciones son diferentes y tus sentimientos afloran serenos y libres. Es donde conectar con otras dimensiones, otros seres, otros mundos. Es vivir la magia como real, adentrándose de lleno en la esencia que todos somos.

Avalon te transporta y te llena de una energía que nunca podrás olvidar. Te transforma sacando desde tu más interno yo lo que en realidad hay. Te toca el corazón para que no olvides jamás lo que en realidad eres y te ata a la real magia de la magia real.

Es uno de los lugares de mayor peregrinación de Gran Bretaña y símbolo de la cristiandad, que no del catolicismo. Miles de personas han ido al Holy Thorn para sentir su energía y depositar sus deseos en cintas colgadas en la red que lo protegía. Hoy los visitantes y los habitantes de Glastonbury lloran por la pérdida del símbolo conmovidos en sus corazones.

Cuenta la leyenda que José de Arimatea, tío de Jesús, viajó hasta allí y que llegando a Wearyal Hill apoyó el bastón que llevaba en la tierra y en el mismo instante enraizó y floreció. Durante la guerra inglesa del siglo XVII Oliver Cromwell mandó cortarlo, pero sus raíces se mantuvieron vivas y los habitantes de Glastonbury las tuvieron escondidas y a salvo en los alrededores de su ciudad, siendo replantado en 1951 en el mismo lugar.

El árbol sagrado florece dos veces al año, en Navidad y en Semana Santa y es tradición mandar cada año por Navidad una rama en flor a la Reina de Inglaterra.

Es un día triste para muchos que allí hemos aprendido a sentir, a ver y a oír, pero también quiero expresar que no debemos depositar en objetos ningún otro valor que el que tienen. Lo que llevamos en el corazón no muere ni puede ser herido, confiemos en lo que llevamos dentro. El árbol sagrado era un medio, no un fin en sí mismo y estoy convencida que los habitantes de Glastonbury y toda la comunidad de peregrinos que hemos aprendido tanto allí, sabremos replantar un nuevo árbol para que todos los que lo sientan puedan despertar sus sentidos más allá del símbolo.

La energía no muere, solo se transforma. Ánimos Avalon!

Namasté

.
Un video


.

8 dic. 2010

Abre los ojos: La realidad de tu vida

Durante este viaje hacia el Despertar, vas a ir conociéndote a ti mismo. Porque eres TU, quién decide ver la información, y eres TU, sin dejarte influenciar por nada ni nadie quien debe unir piezas y quedarte con lo que te interese, investigar y saber la verdad. Debes abrir tu mente.


Hay muchas cosas importantes en tu vida, pero sólo una importa absolutamente. Importa que tengas éxito o fracases a los ojos del mundo. Importa si tienes o no tienes salud, si has recibido o no una buena educación. Importa si eres rico o pobre; ciertamente, establece una carencia en tu vida. 


Sí, todas estas cosas tienen importancia, una importancia relativa, pero no importancia absoluta. Hay algo más importante que cualquiera de estas cosas: encontrar tu ser esencial más allá de esa entidad efímera, del efímero yo personal. No encontrarás la paz reordenando las circunstancias de tu vida, sino dándote cuenta de quién eres al nivel más profundo.


Namasté


6 dic. 2010

La Matriz divina - 20 Claves para la Creación Consciente

 .

Llave 1: La Matriz Divina es el contenedor que guarda el universo, el puente entre todas las cosas, y el espejo que nos muestra lo que hemos creado


Llave 2: Todo en nuestro mundo está conectado con todo lo demás


Llave 3: Para aprovechar la fuerza del mismo universo, debemos vernos a nosotros mismos como parte de él, en lugar de separados de él


Llave 4: Una vez que algo se ha juntado, estará siempre conectado, sin importar si continúa conectado físicamente o no


Llave 5: El acto de enfocar nuestra consiencia es un acto de creación. La consciencia crea!


Llave 6: Nosotros tenemos todo el poder que necesitamos para crear todos los cambios que nosotros elijamos!


Llave 7: El foco de nuestra atención se convierte en la realidad de nuestro mundo


Llave 8: Decir que simplemente nosotros elegimos una nueva realidad no alcanza


Llave 9: Los sentimientos son el lenguaje que "entiende" la Matriz Divina. Siente como si tu objetivo ya se hubiera cumplido, y tus rezos ya hubiesen sido contestados


Llave 10: No alcanza simplemente con cualquier sentimiento. Aquellos sentimientos que crean deben ser sin ego ni juicio


Llave 11: En nuestra vida debemos convertirnos en aquello que elegimos experimentar como nuestro mundo


Llave 12: No estamos limitados por las leyes de la física como las conocemos hoy


Llave 13: En un "algo" holográfico, cada pieza de ese algo es un reflejo del algo completo


Llave 14: El holograma de consciencia universalmente conectado permite que en el instante en que creamos nuestros buenos deseos y rezos, ya han sido recibidos en su destino


Llave 15: A través del holograma de consciencia, un pequeño cambio en nuestras vidas es reflejado en todos los rincones del mundo


Llave 16: El número mínimo de personas requeridas para "encender" un cambio en la consciencia es menos del 1% de la población


Llave 17: La Matriz Divina sirve como un espejo en nuestro mundo de las relaciones que nosotros creamos con nuestras creencias


Llave 18: La raíz de nuestras experiencias "negativas" se puede resumir en uno de los tres miedos universales (o combinación de los mismos): abandono, baja autoestima, o falta de fe-confianza


Llave 19: Nuestras creencias verdaderas son reflejadas en nuestras relaciones más íntimas


Llave 20: Debemos convertir nuestras vidas en aquello que queremos experimentar en nuestro mundo.


Namasté






4 dic. 2010

Krishnamurti - La crisis está en el interior

Krishnamurti
El Mesías que Renunció al Cargo
.............................................................................................

Krishnamurti, una de las grandes luces espirituales de este siglo, no aceptó ser tratado como un Maestro ni como una autoridad, y renunció a aceptar otra acción que no fuera la transformación espiritual de cada persona, sin sujeción a tradiciones ni a cambios preestablecidos. Esta actitud marca, tal vez, su sello más característico. 

Al sumergirnos en su vida, surge la tentación de pensar que este rechazo a la autoridad y a los caminos establecidos está determinado por su propia historia personal. Pero ¿Quién se atreverá a asegurar que sea así, y no la verdadera condición para un crecimiento espiritual real?.

Krishnamurti pudo haber tenido la vida normal de un joven indio de familia pobre, pero el "azar" lo puso en el camino de la sociedad Teosófica, la que declaró al mundo que él era el mesías esperado para esta nueva era. Sin embargo, luego de algunos años de cumplir con tal "investimiento", vive un proceso de despertar espiritual que lo lleva a desvincularse de la institucionalidad Teosófica.

Inició así un nuevo camino que lo llevó a un liderazgo espiritual de proyección mundial, libre de cualquier atadura, y con la convicción de que el camino espiritual es también la vía hacia la libertad.
..................................................................................

¿Qué pensar de un joven que a sus 18 años decide comenzar a escribir su autobiografía, y llamarla Cincuenta años de mi vida, argumentando que 32 años después será, sin duda, alguien digno para publicarla?.

Pues eso hizo Krishnamurti en 1913.

El plazo de 50 años se cumplía en 1945, coincidiendo llamativamente con el final de la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué circunstancias habían marcado la vida de este joven indio para que su proyecto literario no se tratara sólo de un simple acto de megalomanía juvenil? Recorramos sus primeros años de vida para intentar encontrar una respuesta.


El nombre del dios pastor



Un 12 de mayo de 1895 nace Jiddu Krishnamurti, en Madanpalle, al sur de la India. Su condición de octavo hijo, tal como lo fue Krishna, el dios pastor, sustenta su nombre. Su padre –Jiddu Naraniah– un funcionario público de jerarquía menor, develó su vocación de espiritual al incorporarse en 1882 a la Sociedad Teosófica. Su madre –Sanjeevamma– era considerada psíquica, y aseguraba que experimentaba visiones y veía los colores del aura en las personas. Ella se entregó con gran dedicación a su hijo –marcado por una débil salud, y con frecuentes ataques de malaria–; Pasaba tardes enteras leyéndole escrituras sagradas hindúes, y hablándole de Krishna, del Karma y de la reencarnación. En algunas ocasiones, ella aseguraba que veía en el jardín a una hija que había muerto, y le preguntaba si él la veía.

Quizá esta relación cotidiana con el más allá ayudó a este muchacho a enfrentar el terrible dolor que le produjo la muerte de su madre, poco después de haber cumplido diez años, en 1905.

En el colegio, Krishnamurti desarrollo una falta de interés en los estudios y una actitud de permanente "mirar las nubes", que lleva a sus profesores a pensar que tenia un retardo mental. Poco después, la familia debió enfrentar la jubilación del padre, quien quedó con una pensión que no alcanzaba para mantener a sus hijos. En ese momento, como un llamado del destino, decidió solicitar trabajo en una sede de la Sociedad Teosófica, ubicada en Adyar. Annie Besant, cabeza de la entidad, accedió ante su incansable insistencia.


La Sociedad había sido fundada por madame Helena Petrovna Blavatsky (1831-1891), una rusa que vivió en el Tíbet, en contacto con los Maestros de la Hermandad Oculta. Tras conocer más tarde al coronel Henry Steel Olcott, un investigador psíquico de los EE.UU., fundan esta organización y le definen la misión de estudiar la antigua sabiduría y la exploración de los misterios de la naturaleza y los poderes latentes del hombre.

El momento de aparición de la Sociedad coincide con un periodo en el que había adquirido gran fuerza, en círculos vinculados con las tradiciones esotéricas, el planteamiento de la venida de un nuevo mesías o instructor del mundo. Mme. Blavatsky postuló entonces para la Sociedad el propósito de preparar su advenimiento.

En 1907, después de la muerte del coronel Olcott, Annie Besant se convirtió en la presidenta de la Sociedad. Su decisión de reincorporar a un cargo de responsabilidad a Charles Webster Leadbeater (1847-1934), un ex clérigo anglicano con reputados poderes de clarividencia, resultaría trascendente para la vida de Krishnamurti.

El mismo declarará después que "llevaba la existencia usual de un joven indio corriente, hasta que llegué a Adyar en 1908". Mientras su padre trabajaba para la Sociedad, él asistía a un colegio distante, y por las tardes jugaba con sus hermanos junto a un río, cerca de la sede.

Allí, Leadbeater lo "descubrió", y comenzó a sostener que el joven tenía un "aura singular que no contenía egoísmo alguno", entre otros atributos, declarando que sería un gran maestro espiritual y un excelente orador. Bajo este precepto solicitó al padre de Krishnamurti que accediera a que le muchacho y su hermano menor, Nitya, dejaran de asistir al colegio para ser instruidos por él.

Leadbeater aseguró también que las encarnaciones anteriores del muchacho revelan una "ordenación luminosa en sus vidas pasadas, de la que se desprendía que había sido discípulo del Buda".

Mrs. Besant se hizo eco en plenitud de las convicciones de Leadbeater, y fue aún más allá, asegurando que el Instructor del Mundo, el Bodhisattva Maitreya, se iba a manifestar a través del cuerpo de Krishnamurti.



Con el respaldo de Mrs. Besant, Leadbeater logró sacar a los hermanos de la casa paterna, y llevarlos a vivir en la elegante sede de la Sociedad Teosófica. Inmediatamente comenzaron a construir un muro protector alrededor del joven futuro mesías, para cuidarlo e instruirlo. Así fue integrándose a las practicas espirituales que allí se realizaban, y muy pronto otorgó a Mrs. Besant el título de madre.

Sin embargo, comenzó a surgir una fuerte critica que atribuía a la Sociedad "hacer negocio del mesías". Para comprender esto se debe tener en cuenta que el financiamiento de la Sociedad dependía de aportes y donaciones de sus miembros y simpatizantes, reclutados muchas veces en círculos de la alta sociedad de países europeos y de Norteamérica, con los que se sostenían las actividades y compraban propiedades para el desarrollo de la misión institucional. Junto a estos rumores, muchos de sus propios miembros también se rebelaron ante la adoración que se había comenzado a rendir al pequeño hindú. Por si no bastara, había surgido un fuerte rumor que atribuía inclinaciones homosexuales a Leadbeater.

Cuando en 1911 Mrs. Besant decide llevar por primera vez a Krishnamurti a Inglaterra, su padre, receloso de los rumores, entabló un juicio para recuperar a sus hijos, el que finalmente perdió. Así, en medio de este poco edificante clima espiritual, el futuro mesías inició su peregrinaje por el gran mundo.


El mesías en sociedad


Quizá no estaba en los planes de nadie que este primer viaje se convirtiera en una estadía de diez años, prolongándose hasta 1921.

Podemos imaginar a este joven muchacho indio, consignado como el nuevo mesías, deambulando como huésped en las casas de adherentes y socios ricos de la Sociedad Teosófica. Lejos de su tierra, su familia y sus costumbres, enfrentado a la deslumbrante realidad del imperio británico. Asistía a las galas de sociedad, al teatro, y era el centro de la atención. A poco andar comenzó a comprar ropas caras, desarrolló gusto por los autos, y parecía haber olvidado completamente su destino espiritual.

Se consigna que cuando le preguntaron en una velada como sobrellevaba su misión de ser la encarnación de la deidad, él habría contestado riendo: "Yo diría que es una dura carga; lo que más me preocupa en estos momentos es quién va a ganar Wimbledon".

En definitiva, el devoto meditador y visionario de Adyar mostraba una actitud irónica bordeando en lo cínico, lejos de la elevación espiritual que se habría esperado de su rol.

Pero nadie conoce los caminos del destino, porque en 1922 le deparaba un gran vuelco. Ese año viaja junto a su hermano Nitya a Estados Unidos, hasta una propiedad de la organización ubicada cerca de Santa Bárbara, California. Allí "Krishnamurti iba a sumergirse en el intenso despertar espiritual que cambió el curso de su vida".

Este despertar espiritual es presenciado y testimoniado por Nitya, quien describe que su hermano padecía fuertes dolores, se desmayaba, llamaba en lengua nativa a su madre, pedía que lo llevaran al bosque de la India y hablaba de la presencia de seres poderosos. Nitya afirma que era evidente un vaciado de la conciencia de Krishnamurti, junto a momentos en que sentía una gran presencia.


"El 17 de agosto sentí un dolor agudo en la base de la nuca y tuve que reducir mi meditación a quince minutos. El dolor, en vez de mejorar como había esperado, empeoró. El clímax fue alcanzado el día 19. Yo no podía pensar, no era capaz de hacer nada, y mis amigos me obligaron a permanecer en cama. Luego quedé casi inconsciente, aunque me daba cuenta muy bien de lo que sucedía a mi alrededor. Volvía en mí diariamente cerca del mediodía. Ese primer día, mientras estaba en tal estado y más consciente de las cosas que me rodeaban, tuve la primera y más extraordinaria experiencia. Había un hombre reparando la carretera; ese hombre era yo mismo, yo era el pico que él sostenía, la piedra misma que él estaba rompiendo era parte de mí, la tierna hoja de hierba era mi propio ser y el árbol junto al hombre era yo. Casi podía sentir y pensar como el hombre que reparaba la carretera, podía sentir el viento pasando a través del árbol, y la pequeña hormiga sobre la hojita de pasto. Los pájaros, el polvo, y el mismo ruido eran parte de mí. Justo en ese momento pasaba un auto a cierta distancia; yo era el conductor, la maquina y las llantas. Conforme el auto se alejaba, yo también me alejaba de mí mismo. Yo estaba en todas las cosas o, más bien, todas las cosas estaban en mí, las inanimadas como las animadas, las montañas, el gusano y toda cosa viviente", describirá Krishnamurti más tarde.

Hacia el fin de sus terribles dolores, sostiene haber tenido visiones del Buda, de Maitreya y de otros maestros de la jerarquía oculta, según aseguraba Nitya en una carta a Annie Besant.

"El proceso de Krishna ha dado ahora un definitivo paso adelante. La otra noche (...) todos sentimos un gran embate de poder en la casa, (...) Krishna vio al Señor y al Maestro; pienso que también vio la Estrella brillando afuera esa noche, porque todos nosotros experimentamos una intensa sensación de reverente temor (...). Después Krishnamurti me dijo que la corriente comenzó como de costumbre en la base de su espina dorsal y alcanzó la base posterior de su cuello, luego una parte pasó al lado izquierdo y la otra al lado derecho de la cabeza, y por fin se encontraron ambas en la frente; Cuando se encontraron, desde su frente surgió una llama. Ese es el desnudo resumen de lo que ocurrió; ninguno de nosotros sabe lo que ello significa, pero el poder era tan inmenso esa noche, que parece señalar una etapa definitiva. Presumo que debe significar la apertura del tercer ojo."

Como futuro instructor del mundo mantenía una agenda de viajes a diferentes países, particularmente vinculada con convenciones de la Sociedad Teosófica. En estas actividades, se hacia acompañar por su hermano. Sin embargo, el destino no quería darle paz; el 13 de noviembre de 1925, en medio de una tempestad, sobrevino la muerte de Nitya.

Krishnamurti quedó destrozado; sollozaba, gemía y lloraba a gritos por su hermano. Con su madre muerta, exiliado de su padre y demás hermanos a quienes no había vuelto a ver, su pequeño Nitya había sido su única familia y su querido compañero.

Pero no era sólo esa la fuente de su desesperación. También había puesto la vida de su hermano en manos de los grandes maestros espirituales Maitreya y el Buda, ante quienes consideraba tener acceso directo a través de practicas esotéricas junto a Mrs. Besant y Mr. Leadbeater. Más aún, ellos mismos, que también afirmaban tener acceso a esos planos del espíritu, habían asignado a Nitya a un papel de acompañante en el trayecto del futuro mesías.

Todo esto hace desmoronar como un castillo de naipes sus creencias de acceso a las predicciones de sucesos futuros, y sobre el propio destino mesiánico que le había asignado la Sociedad Teosófica. Su fe en los maestros y en la jerarquía oculta experimenta en ese momento una revolución total.

La ruptura con la Sociedad Teosófica

A partir de ese momento, Krishnamurti inició un proceso de distanciamiento con la Sociedad, expresado en una actitud de independencia frente a sus jerarquías, y la adopción de un discurso y un mensaje más centrados en sí mismo.

En las convenciones, aunque Annie Besant estuviera presente, tomaba la iniciativa en las pláticas entregando su nueva comprensión. Comenzó entonces, imperceptiblemente, a expresar una desbordante alegría, y un sentimiento de unidad con el universo. Su nueva actitud molestó a la jerarquía de la Sociedad, la que comenzó a difundir que no era el Señor Maitreya quien estaba hablando a través de Krishnamurti, sino espíritus malignos.

Para sus más cercanos, se estaba manifestando un proceso de larga gestación, a través del cual su mente había ido dejando caer las capas superficiales que había aceptado del ritual y la jerarquía Teosófica, para emerger libre, anclada en un desarrollo y una experiencia espiritual propia.

Refiriéndose años más tarde a la meditación que realizaba con la jerarquía de la Sociedad, Krishnamurti señalo que "la hacia porque me habían dicho que la hiciera. Formaba parte de la creencia Teosófica, pero para mí no significaba nada. Todo eso lo hacia automáticamente".

En una convención realizada el Ommen, el 1927, comenzó a hablar en un lenguaje por completo opuesto a las enseñanzas Teosófica: "Por muchas vidas y por toda esta vida, especialmente en los últimos meses, he luchado para liberarme de mis amigos, de mis libros, de todos mis vínculos. Deben ustedes luchar por la misma libertad. En lo interno tiene que haber un constante torbellino."

Una enorme asamblea de más de tres mil personas lo oyeron hablar sobre la necesidad de abandonar todas las fuentes de autoridad, y en particular aquella que lo signaba como el Instructor de Mundo. Por el contrario, señalaba, cada cual debe vivir sólo de su propia luz interior.

"Deseo que aquellos que buscan comprenderme sean libres, que no me sigan, que no hagan de mí una jaula que se tornará en una religión, una secta. Más bien deberían librarse de todos los temores; del temor a la religión, del temor de la salvación, del temor de la espiritualidad, del temor del amor, del temor de la muerte, del temor de la vida misma..."

"...Ustedes están acostumbrados a la autoridad, o a la atmósfera de autoridad que piensan va a conducirlos a la espiritualidad. Creen y esperan que otro, por sus extraordinarios poderes –por un milagro–

podrá transportarlos a ese reino de libertad eterna que es la felicidad..."

"...Me han estado escuchando durante años sin que ningún cambio se operara en ustedes, salvo en algunos pocos. Ahora analicen lo que estoy diciendo, sean críticos para que puedan alcanzar una comprensión profunda, fundamental. Cuando buscan una autoridad que los conduzca a la espiritualidad, se obligan ustedes automáticamente a crear una organización alrededor de esa autoridad. Por la creación misma de la organización,... quedan atrapados en una jaula..."

Todo ello trajo consigo una verdadera revolución en la organización de la Sociedad Teosófica; se liquidaron los diversos fideicomisos y los fondos, las grandes propiedades y terrenos volvieron a sus donadores originales, y se estableció una pequeña oficina para emprender la publicación de sus practicas. Comenzó entonces a ser considerado un filosofo hostil a todas las creencias religiosas. Krishnamurti renuncio a la Sociedad Teosófica en 1930.

Muy poco después, el 20 de septiembre de 1933, moría Annie Besant, madre de su destino como Instructor del Mundo.


El retiro del mundo

La propiedad cerca de Santa Bárbara, California, en la localidad de Ojai, se convirtió en hogar permanente y centro de practicas. Aunque entre 1933 y 1939 viajó varias veces a la India para ofrecer ante masivos auditorios, el mundo y los medios de prensa habían perdido interés en este "Instructor del Mundo".

La Segunda Guerra Mundial lo encontró en Ojai, donde vivió durante casi ocho años en un relativo aislamiento. Como extranjero, se le prohibió ofrecer conferencias, y debía presentarse regularmente ante la policía.

No obstante, su calidad espiritual motivaba permanentemente la presencia de ilustres visitantes. Aldous Huxley, quien se había establecido en California y estaba perdiendo la vista, solía pasear con él durante largas horas. También realizaba paseos y picnics con un grupo de amigos que integraban, entre otros Greta Garbo, Charlie Chaplin y Bertrand Russell.

Rememorando su relación con Huxley y Gerald Heard, Krishnamurti diría después: "Yo era terriblemente tímido, y ellos eran tan intelectuales. Yo los escuchaba, intercalando uno o dos comentarios."

En 1945, al final de la guerra, cayó muy enfermo. Padecía dificultades urinarias, tenia fiebre alta y permanecía inconsciente durante largos periodos. Los médicos lo examinaron, pero parecían incapaces de diagnosticar su enfermedad, y no pudieron prescribirle medicina alguna. La salud le retornó luego sin razón explicable para los médicos, aunque él atribuyó a su propio ejercitamiento espiritual.

Maestro en una India independiente

El 15 de agosto de 1947, la India se declaró independiente, tras una larga lucha de carácter no violento, que había sido conducida, desde los primeros años del siglo XX, por Mahatma Gandhi. La llegada de Krishnamurti a su tierra natal, dos meses después de la independencia, no pudo haberse dado en un momento más propicio.

Muchos jóvenes, hombres y mujeres, se reunieron en torno de él en Bombay. Algunos habían participado en la lucha por la libertad, eran héroes políticos, pero estaban llenos de horror por los acontecimientos que siguieron a la división India. Uno de esos jóvenes era Achyut, quien estuvo muy cerca de Gandhi, a quien fue a visitar a fines de 1947 para decirle que por unos cuantos meses iba a dejar la política porque iba a pasar un tiempo con Krishnamurti. Gandhi se mostró muy feliz, y le confesó que tras los terribles acontecimientos ocasionados por la partición India, estaba pasando por una gran oscuridad, y que no vislumbraba ninguna luz.

Krishnamurti recibía a la gente que se acercaba a él y escuchaba sus preguntas. Su postura de negación de la autoridad espiritual o gurú como centro de conductor de la búsqueda religiosa y como intermediario entre el buscador de la verdad y la realidad misma, lanzaba toda la responsabilidad sobre el propio buscador. Solía decirles a quienes lo visitaban: "Lo real está cerca, uno no tiene que buscarlo. La verdad está en ‘lo que es’ y esa es su belleza."

No prometía tampoco éxtasis o explosiones de luz, ni visiones, ni poderes extrasensoriales para sustentar una búsqueda, sino más bien los desalentaba. Contaba que cuando era niño él tenia muchos poderes extrasensorios –la capacidad de leer el pensamiento o lo que estaba escrito en una carta sin abrir–, y que también podía materializar objetos, tener visiones, predecir el futuro e, incluso, el don de curar. Pero argumentaba que todos esos fenómenos debían observarse y desecharse a medida que iban surgiendo. Sólo el despertar de una percepción viviente; ver y escuchar lo real tal como se revelaba en los pensamientos y sentimientos que eran el verdadero contenido de la mente.

Muchas personas acudían a él en busca de curación física, pero Krishnamurti les decía: "En un tiempo practicaba curaciones; pero descubrí que es mucho más importante curar la mente, el estado interno del ser. Concentrase en la cura física puede contribuir a la popularidad, a arrastrar grandes multitudes, pero no conduce al hombre a la felicidad".

También le decía a sus seguidores que habían abrazado la causa de la independencia de la India, que la acción política y social jamás podría cambiar al mundo en sus raíces, y que el individuo mismo era quien debía transformarse radicalmente. "Los sistemas nunca podrán transformar al hombre, es el hombre que transforma siempre al sistema", decía.

Una vez un joven le preguntó qué entendía por "pensar creativo", frente a lo cual se levantó de un salto, se sentó junto a él e inclinándose hacia delante le preguntó: " ¿Quiere usted investigarlo, señor, y ver si puede experimentar el estado de pensar creativo ahora?" A partir de esta experiencia, a las conversaciones comenzó a añadir un trabajo practico transformador.

Junto a estas conversaciones con sus seguidores, Krishnamurti comenzó a ser invitado y escuchado por grandes lideres políticos.

En tanto la independencia fue liderada por Gandhi, no resulta extraño que las autoridades que asumieron el gobierno de la India independiente tuvieran gran interés por lo espiritual. Jawaharlal Nehru, como primer ministro de la India, se reunía con él para intercambiar ideas sobre el destino de su país.

Más estrecha aún fue la relación con Indira Gandhi. La profundidad espiritual de esta dirigenta política de la India queda muy bien expresada en una de sus cartas, donde pregunta: " ¿Ha llegado el mundo a un punto muerto? Más y más gente se está dando cuenta de lo que anda mal y de lo que podría hacerse. Sin embargo, la corriente nos arrastra en la dirección opuesta. Un puñado de personas tiene el poder de influir sobre la vida de millones que habitan esta tierra. Los pocos están demasiado envueltos en sí mismos y en lo que ellos consideran que son sus intereses inmediatos en términos de tiempo y lugar, y los muchos que desean ser empujados y mantenidos en la ilusión de que son libres y que conducen sus propias vidas. El mundo necesita de ese espíritu de compasión suyo, todos tendrían que mirar dentro de sí mismos y poseer el coraje de actuar en consecuencia".

Los acontecimientos políticos acercaban a Indira al año de su destino "Si de cualquier manera, ‘de cualquier manera’ ello pudiera servirle de ayuda, iré a Delhi", le escribió Krishnamurti, quien la vería por ultima vez en una visita que le hizo la noche del 13 de febrero de 1984. Pupul Jayakar, su amiga, discípula y biógrafa, cuenta que para el 3 de noviembre de 1984, Indira tenia programado almorzar en su casa con Krishnamurti y el Dalai Lama, quienes iban a ofrecer una platica pública juntos el 4 de noviembre. Pero la cena nunca se realizó. Ella fue asesinada el 31 de octubre de 1984.

"Krishnaji se sentó durante todo el día en mi sala de estar contemplando el jardín; estuvo observando los arboles y los pájaros, casi no habló y comió muy poco. A las cuatro de la tarde él había percibido la presencia de Indira, e hizo un comentario sobre la necesidad de silencio dentro de la mente para permitir que ella estuviera en paz. Yo pude ver que se sentía profundamente conmovido. Tarde en la noche siguiente, me dijo: no conserve recuerdos de Indira en la mente, eso la retiene en la tierra. Déjela irse. Su mano hizo un gesto hacia el espacio y la eternidad", testimonia Pupul Jayakar.


Final del viaje

En esa época también volvieron para Krishnamurti sus padecimientos físicos, Jayakar relata, luego de una visita que realizaran a Nehru:

"Cuando llegamos a la casa fue a su habitación, y nos pidió a Nandini y a mí que entráramos. Cerró la puerta y después nos dijo que, cualquier cosa que ocurriera, no nos asustáramos, y que de ningún modo llamáramos a un medico. Nos pidió a ambas que nos sentáramos tranquilamente y que lo vigiláramos. No tenía que haber temor. No debíamos hablarle ni reanimarlo, pero sí cerrarle la boca si se desmayaba. Bajo ninguna circunstancia debíamos dejar el cuerpo solo.

Krishnamurti parecía sufrir muchísimo. Se quejaba de un severo dolor de muelas y de un intenso dolor en la nuca, en la coronilla y en la espina dorsal.

En medio de sus padecimientos decía: "Están limpiando mi cerebro completamente, lo están vaciando". Otras veces se quejaba de un gran calor, y su cuerpo transpiraba profusamente. La intensidad del dolor variaba según el área donde se concentraba. A veces se localizaba en la cabeza, en los dientes, en la nuca o en la columna vertebral. En otras oportunidades, él gemía y se agarraba el estomago. Nada aliviaba el dolor; este venía y se iba a voluntad. Cuando el proceso operaba, el cuerpo que yacía en la cama era como una mascara; sólo parecía hallarse presente una conciencia del cuerpo. En este estado la voz era débil como la de un niño.

Súbitamente el cuerpo fue ocupado por una elevada presencia. Krishnaji se incorporo, sentándose con las piernas cruzadas y los ojos cerrados; el frágil cuerpo parecía crecer y llenar la habitación; había un silencio palpable, palpitante, y una fuerza inmensa se derramaba en el lugar y nos envolvía. En este estado, la voz tenia un gran volumen y profundidad".


A pesar de estos padecimientos, que vinculaban el dolor físico con el crecimiento espiritual, Krishnamurti no cesó nunca sus actividades de difusión de su enseñanza, ni transformó su mensaje, que postulaba el crecimiento espiritual basado en el conocimiento que emana del interior de cada ser humano y no de creencias y dogmas externos.

Si bien ya nunca más tuvo la plataforma de sus primeros tiempos a través de la Sociedad Teosófica, y muy atrás había quedado la época en que fue presentado como el nuevo mesías, había adquirido por sí mismo una celebridad e importancia de primer nivel.

En sus numerosas actividades como expositor solía recibir invitaciones oficiales de distintos países. En plena actividad, cumplió sus 90 años, viajando y dando conferencias. Pero la muerte ya estaba cerca.

En enero de 1986 dictó sus ultimas charlas en la India, y se despidió de sus discípulos. El 10 de enero quiso volver a pasear por la playa de Adyar, donde 75 años atrás había sido "descubierto" como Instructor del Mundo.

Después de todos estos rituales de despedida regreso a Ojai, y poco más de un mes después, el 17 de febrero de 1986, abrazo la muerte, afectado por un cáncer al páncreas.

Sus cenizas fueron llevadas a Delhi.

En 1980, Krishnamurti le había dicho a Pupul Jayakar que cuando dejara de hablar, su cuerpo moriría.

"El cuerpo tiene un solo propósito –le dijo–, revelar la enseñanza."

Biografía sacada de Oshogulaab

2 dic. 2010

Un mundo sin quejas.


EL MUNDO SIN QUEJAS de Eckhard Tolle


Cambia de forma de ver las cosas, y las cosas cambiaran la forma


Si algo no te gusta - cámbialo
Si no puedes hacerlo cambia tu actitud y NO TE QUEJES

 Lo único que ganamos de quejarnos es sentirnos cada vez peor.


Quejarnos se ha convertido en una pandemia.


¿Has notado que siempre hay algo de qué quejarse?


Si no es el clima, es el tránsito, la inseguridad en las calles, las mentiras de los políticos, la salud, el dinero que no alcanza



Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos algo o alguien, estamos emitiendo una energía discordante. Esta energía, por la Ley de Atracción será devuelta a nosotros pero multiplicada. Además, alimentamos aquello de lo que nos quejamos y lo hacemos más grande.


Con la queja te conectas a campos morfo genéticos de baja energía, que te debilitan, haciéndote más vulnerable a enfermedades, conflictos sociales y carencias.


Por el contrario con la GRATITUD te conectas a campos morfo genéticos de mayor energía, en los niveles en que el poder personal se desarrolla.


En julio del 2006 Will Bowen propuso a su comunidad el reto de los 21 días con el propósito de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja o lamento y sus nocivas consecuencias para el individuo.


Su propuesta fue muy simple: los participantes debían colocarse una pulsera morada con la leyenda UN MUNDO SIN QUEJAS y mantenerse durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja o crítica, ya sea:


me duele la cabeza…
nada me está saliendo bien…


Si durante este periodo los participantes emitían algún lamento debían cambiarse la pulsera de muñeca y volver a empezar


La mayoría de los participantes logró superar el reto, pero con un mínimo de 5 meses, un tiempo que evidencia la presencia de la cultura de la queja en nuestras vidas y cómo nos apegan los patrones aprendidos.


Un reto que cambiará tu vida y la de tus semejantes


Te proponemos asumir este reto de 21 días:
- sin quejas
- sin críticas
- sin chismes


si lo logras, harías en tu vida un paraíso sin enfermedades. Tendrías:
- mejor ánimo
- menos dolores
- mayor autoestima


Serías una persona más feliz y armoniosa


¿Crees que puedes aceptar el reto?


6 millones de personas ya lo han logrado desde que en 2006 el Pastor Will Bowen ha lanzado la campaña en EEUU. Cada día se suman más personas a este reto para lograr un mundo mejor.


Muchas personas que participan del reto, que decidían no quejarse demasiado, se dieron cuenta de lo hacían con un promedio de 20 veces al día.


La propuesta es que desde este momento en delante asumas el compromiso de dejar la queja y la remplaces por la GRATITUD así como mantente observando tus pensamientos y palabras y cada vez que descubres quejándote, expresa un agradecimiento a la vida, al trabajo, la salud o cualquier otra cosa que puedes agradecer de corazón siempre tendrás algo para agradecer


Cada vez que emitas una queja tendrás que volver a empezar la cuenta de los días desde uno.


Pensar que una queja o crítica y no la digo. ¿También cuenta?


Por suerte NO. Solo las palabras que salen de tu boca son las que cuentan en este caso.


Quienes lo han logrado reconocen que no es para nada fácil, pero después de las 3 semanas o más, que tardes en lograr la meta, dejas inclusive de criticar con la mente.


¡Adelante! acepta el reto que si puedes y vive la GRATITUD como una experiencia que se siente y asciende a un mayor nivel de conciencia y despertar, donde el panorama de la vida será más amplio y amable contigo.


No hace falta que te pongas una pulsera morada, utiliza lo que te resulte más cómodo. Una piedra en el bolsillo puede ser útil.


La importancia es darnos cuenta que estamos en falta y al cambiar la pulsera de brazo nos permite tomar conciencia que hemos recaído en la queja.


Así que debemos cambiar de brazo la pulsera, o de bolsillo de la piedra y comenzar nuevamente a contar 21 días.


¿Por qué 21 días?


Los científicos dicen que nos cuesta 21 días crear un hábito, y como quejarnos es habitual para la mayoría de nosotros, nos tomará 21 días para dejar ese hábito y adquirir uno nuevo la GRATITUD


Abstenerse de quejarse no necesariamente significa soportar malas conductas o actitudes.


No hay nada de malo en decirle al camarero que tu sopa está fría y que necesita ser calentada, si te ciñes a los hechos que son siempre neutrales.


¿Cómo te atreves a darme la sopa fría? Eso es quejarse.
Disculpa, para mi gusto la sopa está fría, ¿podrías calentarla un poco por favor? Eso és una solicitud.


SÚMATE A UN MUNDO SIN QUEJAS. CAMBIARA TU MUNDO


¡COMIENZA YA!

Blog de Pablo Layana Castro 




Namasté.