Un Portal al Cielo


...en cada decisión que tomas estás eligiendo entre un resentimiento y un milagro... UCDM



2 oct. 2011

Perdón VS Resentimiento


El Perdón como expresión de Amor.

El Perdón nos libera de ataduras que nos amargan la mente y enferman el cuerpo, esto no significa que estés de acuerdo con lo que pasó, ni que lo apruebes.

Perdonar no significa dejar de darle importancia a lo que sucedió, ni darle la razón a alguien que te lastimó.

Simplemente significa dejar de lado aquellos pensamientos negativos que nos causaron dolor o enojo y no dejar que vuelvan una y otra vez a nuestra mente para ir recordándonoslo.
Perdonar es desapegarse de la atadura que te tiene ligado a ese momento. Ese momento ya pasó, no tiene la mínima importancia y no tienes que dejar que condicione ni tu presente ni tu hipotético futuro.

El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. Pasó y sólo eso, pasó.

La falta de Perdón te ata a las personas desde el resentimiento, te tiene encadenado.

La falta de Perdón es el veneno más destructivo para la mente ya que neutraliza los recursos emocionales que tienes.

El Perdón es una declaración que puedes y debes renovar a diario. A cada momento. Tener el perdón presente en nuestro pensamiento cambia nuestra vida.

Muchas veces a la persona más importante que tienes que perdonar es a ti mismo por todas las cosas que no fueron de la manera que pensabas, "La declaración del Perdón es la clave para liberarte"

Perdonar es soltar el pensamiento que continuamente te está recordando la herida sufrida. Cuando alguien te hiere no es que lo haga expresamente para herirte a ti en concreto, sino para que puedas darte cuenta de que ahí hay algo propio a solucionar. Sirve para poder hacer la introspección necesaria para conocer ese “yo” (ego) y poder corregir su forma de pensamiento para alcanzar al “Yo” (Ser) y sentir el Amor.

Hasta que no nos libramos del último resentimiento o rencor no podemos alcanzar la Paz de Dios en nuestro interior de manera permanente. Con nuestros pensamientos y acciones siempre estamos eligiendo entre un resentimiento y la felicidad; entre el dolor y el júbilo; entre el rencor y la dicha. Solo depende de nosotros mismos, solo depende de cómo elijamos pensar, de qué elijamos pensar y de soltar los pensamientos que no nos convienen por dañinos.

No nos tiene que importar lo que piensan y hacen los demás. Buscando y encontrando nuestra Paz interior es como se pacifica todo en nuestro mundo. Cada uno tiene su propio camino y no podemos entrometernos en el camino de los demás. No te sientas atacado, no te ataca a ti, se ataca a sí mismo y es un grito desesperado reclamando amor.

Namaste